Obra En Trencadis Del Artista Plástico Vitale En Barrio Cerro.

Trencadis, o el discurso de los azulejos partidos

12 noviembre 2021

El término trencadis es de origen catalán y su significado es cercano al de “picadillo”. Se trata de una técnica expresiva, realizada con azulejos partidos, que será frecuente en la Barcelona de fines del siglo XIX y comienzos del XX.

En particular, la obra de importantes arquitectos pertenecientes al movimiento modernista catalán se ha caracterizado por esta técnica, aunque es Antoní Gaudí (1852-1926) quien sistematizará su uso, produciendo las formas más increíbles y originales. Tanto en la finca Güell  -ubicada en la Av. Pedrálbez- como en el parque del mismo nombre y en la Casa Batlló, este catalán hará explotar el color a través del trencadis. Pero no siempre la materia prima de esta técnica será el azulejo partido, ya que en su famosa obra la Casa Milá utilizará también restos de botellas de vidrio.

 

Si bien esta técnica catalana se aplicó muchas veces sobre superficies planas, su alta maleabilidad lograda a través de formas irregulares permite aplicarse sobre superficies onduladas o curvas. Aunque bien resuelto el trancadis permite una verdadera continuidad de formas y colores, la técnica tiene su complejidad y demanda, para grandes superficies, una mano de obra bastante especializada.

 

En nuestro país son muy reducidos los ejemplos donde se ha aplicado la técnica. En todos los casos la arquitectura que incorpora el trencadis se vincula –en forma directa o indirecta- con el mundo español, estableciendo así, una forma de cita o evocación de esa tradición nacional. Buen ejemplo de esto son los pabellones de la Asociación Rural, en su predio del Prado, los que fueran proyectados por el conocido arquitecto catalán, Cayetano Buhigas y Monravá.

 

Pabellón De Bovinos En El Predio De La Asociación Rural Del Prado.

Pabellón de bovinos en el predio de la Asociación Rural Del Prado.

 

Este técnico, autor del monumento a Colón en Barcelona, nos ha legado un conjunto de alto valor arquitectónico que recurre al azulejo partido para el revestimiento de las superficies exteriores, en particular aquellos componentes más destacados en fachada: remates esquineros, elementos sobre-elevados de forma orgánica y, sobre todo, la identificación de destino de cada uno de los tres edificios mediante epígrafes que indican las palabras “Ovinos” y “Bovinos”.

 

También pueden identificarse expresiones de esta técnica en aspectos más reducidos o parciales de diferentes arquitecturas de comienzos del siglo XX, ubicadas en zonas como el Prado, el Centro y -en menor medida- en Pocitos y el área rural de Montevideo. Muchas de estas obras han desaparecido –o bien han sido muy transformadas, pero distintos registros fotográficos permiten asegurar la aplicación de esa técnica en esos casos.

 

Muy en particular, es posible ver el uso del trencadis en cúpulas, de las cuales recordamos especialmente dos: la del establecimiento El Portazgo, en el oeste del Departamento de Montevideo –obra del insigne arquitecto noruego radicado en Argentina, Alejandro Christophersen- y la del emblemático edificio Rex, proyectado por Alfredo Jones Brown, en la esquina de las calles 18 de Julio y Julio Herrera y Obes.

Cúpula Con Trencadis De La Chacra El Portazgo, Melilla.

Cúpula con trencadis de la chacra El Portazgo, Melilla.

 

En el campo de las artesanías y las artes visuales merece un capítulo especial la obra de Guillermo Vitale. Oriundo del Cerro y descendiente de napolitanos, Vitale fue un obrero metalúrgico que inició un camino de experimentación con la técnica del azulejo partido, luego de jubilarse. La gran mayoría de los trabajos realizados por Vitale pueden verse en distintas fachadas de edificios ubicados en la zona del Cerro. Los temas tratados han sido variados pero hay una dominante del retrato que incluye a importantes personajes como Carlos Gardel, Adrián Troitiño, Juana de Ibarbourou, el Papá Juan Pablo II o el General Juan Domingo Perón. Se agregan también elementos de fuerte sabor local, como ciertos homenajes a los clubes locales, todos acompañados de una interesante caligrafía, también producida bajo esta técnica. El museo del azulejo permite apreciar algunas magníficas piezas de este artista plástico.

Img 5362

Retratos en tencradis, de Guillermo Vitale.

 

También es importante considerar la obra de Daniel Giordano, artista nacido en Durazno y formado en la Escuela de Bellas Artes en Montevideo. En la década de 1960, este artista compuso una serie de enorme valor y sentido abstracto en su ciudad natal. Giordano apostó a formas orgánicas, tratadas bajo un fuerte planismo, que aparecen como suspendidas sobre fondos neutros.

 

Más recientemente, algunas expresiones aisladas de trencadis se pueden apreciar en la sustitución de ciertas baldosas de veredas, en la zona central de nuestra capital y también en Ciudad Vieja. ¿Quién es ese artista anónimo que en acciones tan puntuales permite asegurar que la vieja técnica catalana siga viva en nuestra ciudad? Aun no lo sabemos, aunque algunos afirman que lleva el nombre de un dios.

 

Trancadis En Pavimento De Ciudad Vieja, Autor Anónimo.

Trencadis en el pavimento de Ciudad Vieja, autor anónimo.

 

 

Ver artículo en la revista Número

Escrito por:
William Rey Ashfield
William Rey Ashfield