Viajes Frontal Fondo Vison

Nota del editor #1

22 abril 2022

Viajes por nuestra tierra

Un nuevo libro irrumpe en las estanterías de las librerías, en la sección de historia. Viajes por nuestra tierra presenta y comenta tres viajes por nuestro país en el siglo XIX. Dámaso Antonio Larrañaga, Arséne Isabelle y Charles Darwin. Un uruguayo, un francés y un inglés. Tres viajeros, con tres perfiles disímiles y tres perspectivas distintas sobre estas latitudes.

 

El ser humano, desde que es tal, ha estado en movimiento. Migraciones, exploraciones y expediciones han sido una constante de la historia. Sin embargo, fue en el siglo XVII con la idea de grand tour y posteriormente en el siglo XVIII cuando la mentalidad ilustrada le dio un empujón a la idea del viaje, cargándola de un contenido científico y racional, impulsando a jóvenes de clases acomodadas a emprender caminos por el mundo para adquirir experiencias, información y datos, algo así como una experiencia empírica de conocimiento.

 

En el primer capítulo, William Rey Ashfield analiza el Diario de viaje de Montevideo a Paysandú realizado por el presbítero Dámaso Antonio Larrañaga en 1815. Si bien era oriental, su vida transcurrió principalmente en las ciudades mayores de la región -Montevideo, Buenos Aires o Córdoba- por lo que este periplo significó una aproximación distinta en torno a pueblos, paisajes y caminos que desconocía en su país. Larrañaga, integrando una comisión del Cabildo de Montevideo, emprende esta travesía con un objetivo definido: establecer acuerdos e intercambios entre Artigas y el Cabildo. Más allá de esa finalidad política, también sacó partida a interesantísimas observaciones del territorio.

 

En sus anotaciones refleja una mirada ilustrada, atravesada por conceptos de progreso y evolución. Ello se ve claramente en las observaciones sobre poblados y ciudades, en las que exalta las casas con “azotea” como ejemplos de civilización y desdeña algunos gustos pretéritos -de alto contenido barroco- como ciertos retablos o imágenes de origen misionero. Si bien la historiografía sobre Larrañaga ha insistido en su costado naturalista -botánica, fauna y alimentación fundamentalmente- en este texto se subrayan aspectos como los urbanos, las formas de producción y distintas manifestaciones de la vida social.

 

San José Blog

El paisaje visto por el viajero coincidió, en gran medida, con las representaciones del artista Besnes e Irigoyen.

 

En un segundo momento, el libro se detiene en la figura de Arsène Isabelle, de la mano del análisis de Magdalena Perandones. Isabelle fue un viajero francés que desembarcó en las costas rioplatenses en la década de 1830. Además de ser comerciante y diplomático, era naturalista y recorrió el país en una balandra por el Río Uruguay. Con una evidente curiosidad y capacidad de observación aguda, este polifacético personaje demuestra gran interés por la naturaleza del país y también por otros factores tan diversos como la vestimenta, el tipo social del gaucho y las actividades económicas de la zona.

 

Sus apuntes dejan entrever una mirada europea, con tintes ilustrados y con ideas de progreso civilizatorio, pero que se conjugan con una visión crítica que reivindica lo local -por ejemplo, en la presencia de valores como la fraternidad- y se cuestiona su lugar como europeo.

 

Charles Darwin protagoniza el tercero de los capítulos, a través del estudio de Carina Erchini. Con un claro perfil científico, Darwin recorre el Uruguay reparando en detalles geográficos, geológicos, botánicos, paleontológicos, entre otros. Sin embargo, este viajero trascendió su perfil profesional como Larrañaga e Isabelle, describiendo aspectos que van mucho más allá de la naturaleza. La propiedad de la tierra, el comportamiento social en una pulpería o la sobriedad de los grandes terratenientes son algunas de las sugestivas observaciones que realiza.

 

Sus comentarios sobre los poblados en relación a la arquitectura o el urbanismo son exiguos; su pluma se detuvo más en otros aspectos, como especies de todo tipo: olivos, melocotoneros, sauces y hasta anfibios o jaguares. Al galope de su caballo recorrió el Uruguay, cargado con su mirada inglesa, retornando con muestras científicas -inclusive fósiles hoy presentes en museos británicos- y páginas de interesantes descripciones de un territorio tan lejano e ignoto como era Uruguay.

 

Abordar un tema de la historia uruguaya desde distintos viajes enriquece nuestros relatos. La mirada y la extrañeza propia de la alteridad potencia los abordajes tradicionales. Y de eso se trata Viajes por nuestra tierra; viajeros que observan la realidad con asombro y con sus plumas cargadas de tinta -y de perspectivas propias del contexto de cada uno- que relatan sus avatares en el Uruguay.

 

Viajes Tres En Abanico Fondo Vison

Libros disponibles en todas las librerías. Distribuye Gussi

Escrito por:
Daniela Kaplan
Daniela Kaplan